Grup Balfegó, empresa especializada en pesca, acuicultura y comercio de atún rojo, lamenta los resultados de la 25ª Reunión Ordinaria de la Comisión Internacional para la Conservación del Atún Atlántico (ICCAT), que acaba de concluir en Marrakech, que merman las posibilidades de pesca de atún rojo para las flotas pesqueras de los países de la Unión Europea en favor de terceros países, como Noruega, Islandia, Turquía o Egipto.

ICCAT, que ha establecido un TAC (capturas totales admisibles) para el atún rojo del Atlántico Este y del Mediterráneo de 28.000 toneladas para 2018, 32.000 t. para 2019 y 36.000 t. para 2020, ha introducido cambios sustanciales en el sistema de reparto entre los países que forman parte de la Comisión, algo que en la práctica supone reducir el porcentaje de cuota sobre el total a la UE un 2,4% el año próximo, un 5,2% en 2019 y un 6,3% en 2020. En este sentido, el porcentaje del TAC que le corresponde a España sobre el total sufrirá el mismo retroceso.

Balfegó achaca en parte lo ocurrido en ICCAT a los responsables de la Unión Europea, que no han sabido defender los intereses de sus flotas. “La UE no ha sabido aprovechar su capacidad y legitimidad para negociar ante ICCAT y hacer valer el esfuerzo de las flotas pesqueras de la Unión, que son las que más han trabajado para lograr la recuperación de la especie en el Mediterráneo en sólo diez años y las que más se han comprometido en medidas vitales como la protección de los juveniles y el registro y control del esfuerzo pesquero (reducción de los TAC)”, señala Juan Serrano, director general de Grup Balfegó.

La empresa lamenta que Europa no haya sido capaz de consensuar una estrategia y posición común, lo que ha beneficiado los intereses de terceros países como Noruega, Islandia, Turquía y Egipto, que sin haber sido parte activa del Plan de Recuperación del Atún Rojo y, en algunos casos, haber tomado decisiones unilaterales sobre sus capturas, se llevan parte de la cuota que hubiera debido recaer en las flotas de la UE.

Balfegó reclamaba a la UE que en ICCAT apoyara una subida de la cuota de atún rojo hasta las 32.000 toneladas en 2018 (+38%), en línea con las conclusiones del Comité Científico (SCRS) de ICCAT tras su última evaluación del stock de atún rojo (Thunnus Thynnus) del Atlántico Este y Mediterráneo. Pero también apoyaba a los científicos en su recomendación de decretar el fin del plan de recuperación y pasar a la denominación de plan de gestión para esta especie. Finalmente, la empresa recordaba que estos incrementos deberían servir para premiar a las flotas que han sido claves en mejorar el estado de los stocks, lo que ahora permite subir las cuotas casi un 56% hasta 2020.

“La UE no sólo no ha logrado devolver ese esfuerzo a sus pescadores negociando un mayor volumen de capturas para nuestras flotas, sino que tampoco ha conseguido sustituir el actual plan de recuperación por un plan de gestión, como solicitábamos”, concluye Serrano.