04.06.2021 Paro MED Castellón 1Las organizaciones pesqueras convocantes del parón que se ha efectuado hoy por parte de las flotas del Mediterráneo han constatado el seguimiento total de la protesta por parte de marineros, armadores y lonjas a lo largo de todo el litoral del Mediterráneo español. A la convocatoria también se han sumado gobiernos locales y autonómicos, como, por ejemplo, los consistorios de Roses (Gerona), Cartagena (Murcia), la propia Junta de Andalucía o el Gobierno de Cataluña, que han hecho público su apoyo expreso a las demandas de los pescadores.

Según las organizaciones pesqueras, “la respuesta del sector y también de los representantes de los ciudadanos del litoral mediterráneo ha sido unánime y contundente en defensa de una actividad, la pesquera, que además de tradicional y sostenible, es esencial para el desarrollo socioeconómico de las poblaciones y ciudades que jalonan sus más de 1.600 kilómetros de costa. Intentar acabar con esta actividad, -añaden los pescadores-, tal como pretende Europa, alteraría la realidad social del Mediterráneo español, menoscabando incluso su capacidad de atracción turística”.

Según el sector, la respuesta social a las pretensiones reguladoras de Europa ha sido contundente y “creemos que el Gobierno español y los políticos europeos, muchas veces alejados o desconocedores de la realidad de nuestra actividad, habrán de valorar y tener en cuenta el descontento de millones de ciudadanos del litoral mediterráneo”.

El sector pesquero del Mediterráneo (arrastre, cerco y artes menores) convocó la parada de actividad para protestar contra el plan de gestión para este mar impuesto por Europa a la flota que faena en estas aguas y que, según los pescadores, le aboca a su práctica desaparición. La protesta ha servido para denunciar la situación y leer un manifiesto de rechazo a este plan y solicitar a la Comisión Europea y al Gobierno de España que actúe para impedir su extinción.

Según los pescadores, el plan de gestión de demersales (peces de fondo) de la Unión Europea, en vigor desde enero de 2020, está acabando poco a poco con la flota de arrastre mediterránea debido a las restricciones de horarios, días de trabajo y zonas de pesca que impone, y amenaza, señalan, la actividad de 600 buques españoles y más de 17.000 puestos de trabajo, entre empleos directos e indirectos. En los caladeros mediterráneos faenan un total de 3.400 barcos de la Unión Europea.

Además de ello, el sector se enfrenta también a la futura aprobación del nuevo reglamento de control pesquero de la UE que, entre otras medidas, pretende introducir cámaras a bordo de los buques, lo que, a juicio de los pescadores, “significa tratarnos como presuntos delincuentes”.

El Plan Plurianual de Pesca en el Mediterráneo Occidental, adoptado en 2019 y en vigor desde enero de 2020 para regular la pesca demersal con el objetivo de lograr en 2025 el Rendimiento Máximo Sostenible (RMS), ha supuesto un camino lleno de escollos para la flota de arrastre que faena en estas aguas.

La reducción del esfuerzo pesquero un 8,3% en 2021 para los arrastreros que faenan en el Mediterráneo se ha sumado a los esfuerzos realizados en 2020, incluyendo vedas espacio-temporales y reducciones del esfuerzo pesquero -en muchos casos, superiores al 20%-, en el marco además del complejo escenario generado por la covid-19.

El paro de la flota del Mediterráneo ha coincido con la celebración del debate online ‘Construyendo un futuro sostenible para las pesquerías del Mediterráneo’, conducido por el presidente de la Comisión de Pesca del Parlamento Europeo, Pierre Karleskind, y la eurodiputada española Clara Aguilera, en el que los representantes del sector han expresado su frustración ante el abandono que sufre esta flota y han solicitado la modificación del plan de gestión, teniendo en cuenta no solo la sostenibilidad medioambiental, sino también la sostenibilidad social y económica.

En este sentido, el presidente de la Federación Nacional de Cofradías, Basilio Otero; el director ejecutivo de la Asociación de Organizaciones de Productores del Mediterráneo, Bertrand Wendling; el presidente de la Unión de Cooperativas del Mar de España, Antonio Marzoa; y el secretario general de Cepesca, Javier Garat, han insistido en que es necesario tener en cuenta datos científicos actualizados para ajustar las medidas al estado real de los stocks, así como reconocer la sostenibilidad de un arte de pesca como el arrastre, que es el motor económico de muchas comunidades pesqueras del Mediterráneo.