Cepesca

La Confederación Española de Pesca integra a toda la flota atunera congeladora de España, al 90 % del palangre de fondo, a casi toda la flota palangrera de superficie, a la práctica totalidad de los arrastreros de la Organización de Pesquerías del Atlántico Norte (NAFO) y al 95 % de la flota del Gran Sol.


 

La Fundación Ángel Muriel, la primera entidad de nuestro país dedicada a la lucha contra el cáncer e impulsada por una empresa del sector pesquero, celebrará su I Torneo de Golf el próximo 11 de julio, en el Bellavista Golf Club de Huelva. Los fondos recaudados se destinarán a prestar apoyo psicológico a personas diagnosticadas con cáncer y a sus familias y a impulsar el avance en la investigación y el tratamiento de esta enfermedad.

CEPESCA lamenta la petición del Pleno del Senado para elevar a 30.000 Tm el contingente de lomos de atún proveniente, entre otros países, de Tailandia, China y Vietnam y que el PP, PSOE, CIU y Entesa para el Progreso de Cataluña hayan apoyado dicha petición. Así mismo, agradece al PNV su voto en contra y el apoyo mostrado a la flota atunera española, la cual lleva mucho tiempo advirtiendo de las negativas consecuencias del posible incremento del contingente.

Javier Garat, secretario general de CEPESCA, ha denunciado hoy las condiciones de esclavitud y de explotación infantil a bordo de flotas terceras que venden sus productos a la UE, incluso libres de aranceles. Garat considera que ha llegado el momento de actuar para erradicar tales prácticas y conseguir, además, que los consumidores puedan estar seguros de que el producto que adquieren es sostenible, no sólo desde el punto de vista biológico, sino también social y económico.

Según informa la Confederación Española de Pesca, CEPESCA, el atunero español “Mar de Sergio”, perteneciente a la flota de buques de altura de la armadora Albacora, asociada a CEPESCA, rescató ayer a ocho pescadores locales en aguas de la República Democrática de Santo Tomé y Príncipe. Según la información de CEPESCA, los tripulantes de la embarcación llevaban quince días a la deriva con escasos víveres y agua, no contaban con comunicaciones, y se daban por perdidos por las autoridades del país de bandera.