Gestión de televisor en planta Foto de RecycliaEl sector del reciclaje de residuos de aparatos eléctricos y electrónicos (RAEE) y pilas y baterías generó un Valor Añadido Bruto (VAB) de 1.100 millones de euros en nuestro país en 2019, lo que implica un crecimiento del 15,7% frente al generado un año antes, que fue de 955 millones de euros. Además, la capacidad del sector para generar puestos de trabajo en la denominada “economía verde” también creció en un porcentaje similar (15,8%) hasta los 19.000 empleos. Asimismo, el sector aportó 176 millones de euros a las arcas del Estado (recaudación fiscal) y coloca a nuestro país por delante de otros con mayor tradición en esta materia, tales como Francia, Alemania, Italia o Dinamarca.

Teléfonos móviles desechados Recyclia

Recyclia ha puesto en marcha una iniciativa para promover el reciclaje y la reutilización de teléfonos móviles en Cataluña. La campaña, puesta en marcha junto a la Generalitat de Catalunya y distintas empresas y fundaciones especializadas en la trazabilidad y reparación de estos dispositivos, tiene como objetivo divulgar los beneficios de esta práctica entre los usuarios, dada la tendencia muy generalizada a acumular dispositivos en desuso en casa. A este respecto, se estima que en Cataluña se venden cinco teléfonos móviles por minuto, lo que supuso que en 2020 se adquirieran 2,5 millones de estos dispositivos.

RAEE Recyclia 2El reciclaje de aparatos electrónicos y pilas en nuestro país resistió la ralentización impuesta por la Covid-19 en 2020, a pesar de las restricciones a la movilidad y el descenso de la actividad comercial y productiva derivados de la crisis sanitaria. De hecho, Recyclia, entidad que administra cuatro fundaciones medioambientales dedicadas a esta actividad, gestionó 59.154 toneladas de residuos de aparatos eléctricos y electrónicos (RAEE) y de pilas y baterías el año pasado.

Los 258 kilos de aparatos electrónicos y pilas depositados por los madrileños en los contenedores de Recyclia instalados en más de 50 establecimientos de conocidas cadenas comerciales han permitido reforestar una zona de alto valor biológico en el Parque Regional del Sureste, espacio natural protegido integrado en la Red Natura 2000 e interconectado con otros espacios naturales a través del Arco Verde de la región. La zona reforestada se ha denominado “Bosque Gratitud para Nuestros Mayores”, en recuerdo de los fallecidos del colectivo más castigado por la Covid-19.