RAEE Recyclia 2El reciclaje de aparatos electrónicos y pilas en nuestro país resistió la ralentización impuesta por la Covid-19 en 2020, a pesar de las restricciones a la movilidad y el descenso de la actividad comercial y productiva derivados de la crisis sanitaria. De hecho, Recyclia, entidad que administra cuatro fundaciones medioambientales dedicadas a esta actividad, gestionó 59.154 toneladas de residuos de aparatos eléctricos y electrónicos (RAEE) y de pilas y baterías el año pasado.

Contenedor inteligente Proyecto CIRC4Life interiorLos primeros resultados del sistema de incentivos pionero de Recyclia para aumentar la recogida de pequeños aparatos electrónicos mediante contenedores inteligentes, demuestran que recompensar a los ciudadanos por deshacerse de estos dispositivos favorece su reutilización y contrarresta el ‘efecto tesoro’, como se conoce a la tendencia a acumularlos en el hogar. En concreto, el 4,3% de los 161 aparatos retirados, hasta el momento, de los dos contenedores instalados desde el pasado noviembre en el municipio vizcaíno de Getxo son reutilizables, un porcentaje superior al registrado con el sistema tradicional. Asimismo, la entidad valora que sólo el 0,62% de los residuos depositados no se corresponde con un aparato electrónico.

Madrid tiene su punto 4 pequeñaRecyclia, a través de sus fundaciones medioambientales Ecoasimelec, Ecofimática y Ecolum, ha puesto en marcha una campaña, en colaboración con el Ayuntamiento de Madrid y otros sistemas de gestión, para incrementar entre los madrileños el uso de los puntos limpios para depositar sus residuos electrónicos. Bajo el título ‘Madrid tiene su punto’, la iniciativa reforzará la señalización de estos puntos y la información sobre este servicio, fundamental para garantizar el reciclaje de este tipo de residuos.

 

Recyclia ha acogido positivamente el Real Decreto (RD) sobre gestión medioambiental de residuos electrónicos y pilas aprobado el pasado 19 de enero, ya que a su juicio clarifica cuestiones relevantes para la actividad de los Sistemas Colectivos de Responsabilidad Ampliada del Productor (SCRAP) satisfaciendo, en el caso de los residuos electrónicos, algunas de las demandas reiteradas por los productores. En cuanto a gestión de pilas y baterías, Recyclia destaca que las escasas novedades ponen de manifiesto el desarrollo satisfactorio de esta actividad en nuestro país.